Compartir

Por Narciso Isa Conde

Ya no somos pocos/as en Republica Dominicana quienes identificamos corrupción e impunidad con el sistema estatal y empresarial establecido, con el partidismo tradicional, con la gansterización de la política y las cúpulas capitalistas, con una institucionalidad manipulada por actores moralmente degradados más allá de las lacras propias del liberalismo burgués.

En la marcha-tsunami del pasado domingo 22 de enero aprecié una fuerte simpatía con la señalización de los personeros y entidades gubernamentales y empresariales de la corrupción, beneficiarias de una podredumbre estructuralmente impune: presidentes, ministros, congresistas, tribunales, magnates, generales, corporaciones, políticos…

Escuché muchas expresiones condenatorias en ese tenor, con un énfasis mayor contra figuras y entidades del régimen actual (la dictadura morada); sin excluir los demás colores de un partidismo degradado por corrupción, autoritarismo, insensibilidad social y sumisión a la estrategia neoliberal del gran capital.

Los que han gobernado en las últimas décadas, los que han dominado junto a grupos satélites o sanguijuelas privilegiadas, han cosechado enorme repudio y desconfianza. Las instituciones que controlan carecen de credibilidad, sistemas judicial y electoral incluidos. Están arrinconados, sin autoridad para movilizar y enarbolar los reclamos del pueblo empobrecido, capas medias mal tratadas e incluso sectores acomodados apegados a la honestidad.

La propia marcha dejó a un lado al sistema tradicional de partidos y su forma perversa de hacer política, en clara señal de que algo nuevo se está gestando con una diversidad de protagonistas sociales politizados.

Ella fue más allá de los sobornos de Odebrech y el simple reclamo a las autoridades judiciales y entidades establecidas, porque una parte significativa de la sociedad ya percibe que los corruptos que ejercen los poderes del Estado y los funcionarios por ellos sobornados no van a actuar contra sí mismo; no se van a meter a la cárcel ni a devolver lo robado por las buenas, sino que habrá que crear una nueva situación que permita invalidarlos para gobernar y generar una nueva institucionalidad.

Crece la convicción, que en tanto la gran corrupción emana y beneficia a las cúpulas dominante-gobernantes, que a la vez controlan los mecanismos garantes impunidad, es tonto tanto pedirle -como esperar- mangos de un captus.

Por eso hay que aportarle más energías a la democracia de calle que comienza a desplegarse, así como a la propuesta una Constituyente Soberana que posibilite refundar las instituciones, nueva justicia, barrer corrupción y desigualdades, y crear bienestar colectivo. ¡Hay que construir en común una salida política que reemplace lo decadente!

29-01-2016 R. Dominicana

Constituyente somos todos

JSN Boot template designed by JoomlaShine.com